Artículo

Artículos Recientes

Alberto Lescay inaugura “Eros” en Santiago de Cuba por sus 50 años de vida artística

“Eros”, una excelente muestra de pinturas y esculturas del artista santiaguero Alberto Lescay Merencio, quedó abierta en la Galería René Valdés Cedeño, en la Avenida Rafael Manduley, de Vista Alegre.

La muestra celebra el medio siglo de vida artística de Lescay Merencio, quien atesora un currículo apasionante en la creación pictórica y escultórica en Cuba y el extranjero.

Lescay llegó a la “Valdés Cedeño” sobre un corcel, en medio de un performance del grupo Teatral Macubá, de Fátima Patterson, presente también en la celebración junto a numerosos artistas de todas las manifestaciones.

Autoridades del Partido Comunista de Cuba (PCC), del Poder Popular (Gobierno), Orisel Chacón, directora provincial de Cultura, y directivos del Consejo Provincial de las Artes Plásticas asistieron también a la apertura de “Eros”.

Condecoran a personalidades de la cultura santiaguera

Santiago de Cuba, 21 may.- El artista de la plástica Alberto Lescay Merencio y el arquitecto Omar López Rodríguez, recibieron la medalla conmemorativa 60 Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, en el Salón de los Espejos del Palacio de Gobierno Provincial, en ceremonia presidida por el General de Cuerpo de Ejército, Ramón Espinosa Martín, viceministro de las FAR y Jefe de la Región Estratégica Oriental.

Alberto Lescay Merencio, escultor de excepcional trayectoria y aporte a la cultura santiaguera y cubana, deja su huella en el panorama visual cubano y en especial el santiaguero con emblemáticas obras como la estatua ecuestre del Mayor General, Antonio Maceo Grajales que prestigia la plaza de la Revolución de la ciudad de Santiago de Cuba y más recientemente se suma la “Madre Ceiba”, escultura que representa a Mariana Grajales Cuello, Madre de la Patria, que se encuentra emplazada en el Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, de esta ciudad, custodiando los restos de la destacada combatiente cubana.

Festejan acto por aniversario 79 de la CTC

El movimiento obrero santiaguero, en representación de sus homólogos de toda Cuba, celebró el aniversario 79 de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), fundada el 28 de enero de 1939 por el Capitán de la clase obrera cubana Lázaro Peña González, durante un emotivo acto efectuado en el cementerio patrimonial Santa Ifigenia en esta ciudad.

El miembro del Buró Político, Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC, presidió la actividad en la que se encontraban además, los integrantes del Comité Central, Lázaro Expósito Canto y Beatriz Johnson, primer secretario del Partido y presidenta de la Asamblea del Poder Popular en el territorio, respectivamente, dirigentes de la CTC y las organizaciones de masas, entre otros.

Raices

“Nací el último día de Escorpión, a la mitad del siglo XX, en la punta de la loma de Martens cerca de Santiago de Cuba. Mi madre: espiritista cruzada, bordadora, modista, maraquera, fiestera, fiel esposa, buena amiga y mejor aún madre; hija de mambí, quien había raptado a mi abuela, desde las montañas oscuras de Baracoa. Mi padre: tresero, chofer, bailador y un infinito enamorado. La infancia y adolescencia transcurrieron entre el campo y la ciudad, siempre que pude, escogí el primero, Quizás porque, además de lo bucólico de éste, allí contaba con un taller lleno de aparatos extraños inventados por mi tío para hacer todas las cosas que demandaba la comarca, desde unos preciosos muebles, una máquina de tejer, un juguete, hasta un terrible ataúd. Las noches eran para hablar de las últimas del mundo terrenal, del infierno y más frecuentemente del maravilloso paraíso, a donde iríamos los buenos. En la ciudad todo me era ajeno, menos las volteretas y sacudidas de mi madre, en medio del incienso para alejar de mi las malas influencias espirituales. Cuando me presenté a hacer la prueba de aptitud en la escuela de arte, era principalmente porque quería ser becario como todos mis contemporáneos, pues estudiar era la palabra de pase de la Revolución Cubana. El perenne recuerdo del monumento en bronce al Mambí Desconocido en la Loma de San Juan, mientras jugaba al escondido, me hace sospechar que en ese instante se abrió para mi el camino de la plástica.”